Go to Top

!BANZAI¡

¡Banzai!

El pasado martes, al grito de ¡Banzai! (larga vida) y con una ronda de salvas de artillería, el Emperador Naruhito subió al trono de Japón, relevando a su padre Akihito, delicado de salud por su avanzada edad. El ascenso al Trono del Crisantemo se realizó en el palacio imperial de Tokio donde ante mas de 70 jefes de Estado y representantes de 180 países el emperador juró la Constitución como símbolo del Estado y de la unidad del pueblo. Luciendo un tocado tradicional y una túnica anaranjada, exclusiva de los emperadores, Naruhito se convirtió en el soberano número 126 de la monarquía más antigua del mundo. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, leyó unas palabras de reconocimiento, antes de dedicarle tres ¡Banzai! inclinándose mientras extendía los brazos hacia el cielo. Japón es un país de 128 millones de habitantes caracterizados por una cultura resultado de una filosofía basada en el honor, la educación, el respeto y la disciplina, donde siempre lo colectivo prima sobre lo individual, siendo la reverencia el saludo habitual. En Tokio, 13 millones de habitantes (38 si se cuenta el área metropolitana), la gente puede dejar la bicicleta sin candar en la calle y el dueño encontrarla en el mismo lugar donde la dejó. Por norma no se deja propina, siendo el camarero capaz de seguirle hasta la misma calle con la devolución, aunque sean sólo unos céntimos. A la hora de aparcar, nadie lo deja tan ajustado como para poder rozar a los vehículos contiguos: o queda un metro entre uno y otro, o no se aparca. En las estaciones de metro, se pide disculpas a los viajeros por los altavoces si el tren va a llegar con un minuto de retraso. Otra particularidad es que resulta impensable que un japonés copie algo (al contrario que otros países asiáticos) ya que va contra sus principios éticos y morales. Por eso el sello Made in Japan es sinónimo de calidad. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *