Go to Top

LA LOTERIA

La lotería

Nos encontramos en la época del año en la que más invertimos en busca de un soplo de la diosa fortuna. Se calcula que cada habitante gasta una media de 65 euros en décimos del sorteo extraordinario de navidad. Está bien tener ilusiones en la vida y mantener la esperanza de pillar un buen pellizco que nos haga la vida más cómoda. Pero no pensemos que el dinero nos va a hacer más felices. Numerosos estudios demuestran que la riqueza disminuye la sensación de tristeza, pero no aumenta la de bienestar. Está demostrado que a los tres meses, la alegría inicial desaparece volviendo a sentirnos como antes, con los niveles anteriores de satisfacción con la vida, como si nada hubiese ocurrido. En este punto, nos encontramos con el problema de la habituación. Éste es un efecto psicológico al que todos estamos sometidos y consiste, básicamente, en que dejamos de reaccionar ante un estímulo cuando este se repite constantemente en el tiempo. Si por ejemplo nos suben el sueldo, después de algún tiempo, nos volveremos a sentir cómo antes. Si comparamos el placer que experimentamos al estrenar una prenda y la que sentimos al ponernos esa misma prenda tres meses después, estaremos de acuerdo en que el placer es mucho menor. Y esto mismo ocurre con todas las cosas de la vida, incluido el dinero. Por otro lado, hemos de recordar que el 80 % de las personas que han obtenido un suculento premio, antes de los 5 años lo han perdido todo. Y es que en verdad, la felicidad se crea en base a dos elementos: el primero es el sentimiento que tiene una persona de que su vida es buena mientras va progresando; y el segundo está basado en que los momentos de alegría superen a los de tristeza de un modo general. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *