Go to Top

el efecto Dunning-Kruger

El efecto Dunning-Kruger

El pasado martes el autócrata Artur Mas llevo al parlamento español el debate sobre una iniciativa del Parlamento catalán que pide la cesión de la competencia para convocar una consulta soberanista el 9 de noviembre. Es curioso que para tan magno encuentro, el propio soberano catalán se quedara en casa. Quizá Artur debería leer “mas” historia y saber que cuando uno se convierte en adalid de una idea lo decente es dar la cara. Wellington, en la batalla de Waterloo, tuvo que arengar doblemente a sus tropas, ya que la mera presencia de la figura de Napoleón en el campo de batalla equivalía a 11.000 hombres. Tal vez si hubiese estado presente, uno de sus interlocutores no hubiese dicho una tontería tan supina como la de que Cataluña es una de las naciones más antiguas del mundo. Afortunadamente, el resto de formaciones políticas ha hecho frente común ante el avance independentista catalán. Así, Rubalcaba dijo que no se puede preguntar a unos cuantos algo que afecta a todos, Rajoy que no se concibe una Cataluña fuera de España y de Europa y Rosa Díez que los ciudadanos no nacionalistas viven oprimidos en Cataluña. El filósofo Bertrand Russell dijo una vez lo siguiente: “Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se debe a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes tienen dudas.” Este es el llamado Efecto Dunning-Kruger o paradoja del incompetente. Es decir, un sesgo según el cual personas con escasos conocimientos sufren de un efecto de superioridad ilusorio considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas que ellos (exempli gratia Artur Mas). www.carloshidalgo.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *