Go to Top

El efecto del falso consenso

El efecto del falso consenso

Todos estamos consternados por la convulsa semana que hemos pasado con el asesinato del pequeño Gabriel. Este abyecto acto protagonizado por la pareja del padre ha reabierto el debato sobre la derogación de la ley de prisión permanente revisable. Unos abogan que sería bueno mantenerla en los casos excepcionales de asesinatos graves o terrorismo, y otros en cambio argumentan que con el aumento de la pena hablamos más de venganza que de justicia. Sea como sea, tanto en este caso como en otros, con frecuencia decimos que “la mayoría de la gente piensa que…”, para luego acompañarlo de alguna idea que en realidad es nuestra opinión. A esto, que en psicología se llama el sesgo del falso consenso o instinto de la manada, hace referencia a nuestra tendencia a sobreestimar el grado de acuerdo que los demás tienen con nuestras ideas, actitudes y comportamientos. En otras palabras, tendemos a pensar que nuestros hábitos, preferencias y opiniones son compartidas por la mayoría de personas. Evidentemente, se trata de una creencia errónea que maximiza artificialmente la confianza que tenemos en nosotros. Por ejemplo, los yihadistas son conscientes de que no todo el mundo comparte su visión del mundo pero, cuando son víctimas del falso consenso, tienden a sobreestimar el número de personas que comparten realmente sus valores. Otro estudio ha demostrado que los abstemios piensan que un alto porcentaje de la población no bebe alcohol, al igual que los bebedores piensan que a todo el mundo le gusta una cervecita o un vaso de vino. Este sesgo tiene como objetivo mantener una valoración positiva de nosotros mismos. Es decir, si creemos que nuestra autoestima está siendo amenazada o si queremos reforzar alguna idea sobre la cual no nos sentimos particularmente seguros, tendemos a pensar que muchas otras personas siguen nuestros pasos. De esta forma nos damos confianza y mantenemos nuestro equilibrio psicológico. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *