Go to Top

37

37

En unas semanas se estrenará en España una película titulada 37. Premiada en el Festival de cine ruso con el galardón al mejor film y al mejor director, 37 es un drama que cuenta como Kitty Genovese fue violada y asesinada, en un barrio de Nueva York, una noche de marzo de 1964. 37 fueron los vecinos testigos del drama de la joven de 28 años, sin que ninguno de ellos interviniera. La historia se conoció por el tesón de un experimentado periodista del New York Times quien investigó hasta la extenuación el crimen, titulando su artículo de esta sugerente manera: “37 vieron el crimen y ninguno llamó a la policía”. Existió el testigo número 38, quien si dio aviso a la policía, pero era tarde, Kitty Genovese había muerto. Esa falta de reacción de los vecinos fue estudiada y analizada por diferentes investigadores en psicología, bautizando como Síndrome Genovese a ese efecto de difusión de la responsabilidad. Hoy en día es mas conocido como efecto espectador (ya comentado en alguna ocasión), donde se sentencia que, al contrario de lo que pueda parecer, a mayor número de espectadores observando a alguien en peligro, menor es la probabilidad de que alguien asuma la responsabilidad de dar el primer paso para ayudar a esa persona. La explicación más común de este fenómeno es que, con otros presentes, los observadores asumen que otro intervendrá y todos se abstienen de hacerlo. El grupo hace que se difumine la responsabilidad. Y es que como dijo el escritor y filósofo irlandés Edmund Burke: “lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada”. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *