Go to Top

HACKERS

La Guardia Civil, dentro de la Operación “Duende”, detuvo esta semana a un hacker de 31 años de edad en Benicarló, como supuesto autor de los delitos de amenazas, extorsión, coacciones, revelación de secretos y vulneración de la intimidad, cometidos todos ellos a través de Internet. El modus operandi del sujeto era, quebrantando las medidas de seguridad de los ordenadores, chantajear y extorsionar a mujeres amenazando con difundir fotos o videos de índole sexual a todos los contactos. En mas de una ocasión llego a pedir más de 1000 euros para evitar el envío de imágenes comprometidas. Tal es el grado de sofisticación de este hacker que intervenía en programas radiofónicos con frecuencia para advertir a los usuarios sobre los peligros de la red, dando consejos sobre cómo actuar para no caer en la trampa de los piratas informáticos, de los virus o del phishing, curiosamente tres delitos de los que él mismo ha sido acusado. Es más, este individuo ha llegado incluso a colaborar con la Guardia Civil para ayudar a resolver diferentes casos de ciberdelitos. Fue Edwin Sutherland quien introdujo el término delincuente de “cuello blanco” para referirse a aquel tipo de acciones ilegales llevadas a cabo por miembros acomodados de la sociedad en oposición a los delincuentes de bajo status socio-económico (generalmente con el cuello negro de roña). En general, los hackers no poseen antecedentes delictivos, actúan en forma individual, siendo socialmente aceptados, y poseen una inteligencia brillante. Esto último hace que sepan utilizar la psicología como herramienta principal para realizar sus fechorías. Así, jugando con la confianza y el miedo de sus víctimas obtienen sus vil propósito. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *