Go to Top

Psicología y póker

Psicología y póker

El juego de cartas que mas se practica en el mundo es el póker. A pesar de que se englobe este juego en el mundo del azar, los que lo practican saben bien que no es del todo cierto, pues tanta influencia tiene la suerte como la pericia. Así, no sólo se requiere técnica y estrategia, sino también habilidades personales, entrando en juego aspectos tan básicos de la psicología como el equilibrio emocional. Una de las cosas a tener en cuenta es que, aunque uno crea que tiene el control de todo, no es cierto. Desde el primer momento se sabe que se juega con otras personas, por lo que el valor de las cartas dependerá del de las cartas de los demás. Lo que se escapa al control del jugador, se debe sustituir por empatía que será la que ayude a intuir las cartas del adversario, a través del lenguaje no verbal, las miradas, los movimientos de las manos o los inapreciables tics musculares. La tolerancia a la frustración es otra estrategia psicológica a aplicar pues se debe aprender a encajar las derrotas. Muchos jugadores se ponen nerviosos cuando el juego comienza a ir mal sin recordar que la probabilidad de ganar no está en ningún caso influenciada por los resultados pasados. En este punto conviene recordar que para ganar en el póker no existen las malas rachas, sino las malas jugadas, pues con frecuencia se buscan excusas o se utiliza el pretexto de recibir malas cartas para justificar errores en el juego. Y, por último, conviene no pasar por alto que en toda partida a los 15 minutos se descubre quien es el panoli, ese que se sabe que va a perder. Y que si pasado ese cuarto de hora, no se sabe muy bien quien es, es que es uno mismo. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *