Go to Top

LA TRAYECTORIA ÓPTIMA

La trayectoria óptima

En un momento de una mediocre película de George Clooney, éste le explica a un compañero lo que significa la trayectoria óptima diciéndole que la vida es como un río, y que si se apunta al objetivo equivocado siempre se nadará contracorriente. El Joven Gandhi, continua explicando, quería ser piloto de carreras, y la pequeña Anna Frank quería ser maestra de escuela, pero esos no eran sus destinos y ambos acabaron conmoviendo los corazones de millones de personas. A veces, los acontecimientos de la vida nos dan pistas sobre la naturaleza de nuestro sino. Clooney termina diciendo que si sabemos cuál es nuestro destino, el río nos llevará a él. Todos en algún momento de nuestras vidas, nos hemos cuestionado cuál es el propósito por el cual estamos aquí. Sin apelar a ninguna corriente mística, a veces basta con observar la línea de eventos y sucesos que nos han conducido hasta el punto actual en el cual nos hallamos, como esos dibujos que aparecen escondidos y que toman forma tras unir unos números. Desde siempre filósofos, científicos e intelectuales, cada con su particular visión de los hados, han intentado descifrar y arrojar algo de luz sobre ese encadenamiento de sucesos considerado destino. Pero creer o no en el destino es una cuestión subjetiva basada en diferentes causas, desde educativas y culturales, hasta religiosas y sociales. Es la importancia que le demos a esa creencia, en un sentido u otro, la que marcará nuestra trayectoria personal. Tan negativo puede ser creer en el destino a ciegas, como tener una desconfianza desmesurada en nuestras capacidades. Lo mejor es tener confianza en uno mismo y poner los medios para conseguir las metas. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *