Go to Top

Expectativas y Creencias

Expectativas y creencias

Siempre que tengamos que llevar a cabo cualquier actividad, la calidad de nuestra acción va a depender mucho de la expectativa que tengamos, pues ésta condiciona nuestra actitud, influyendo en la calidad de nuestra conducta, quién a su vez, como en un efecto dominó, marcará el resultado final. Por ejemplo, si creemos que la respuesta ante una petición va a ser una negativa, de antemano nuestra actitud será también negativa, transmitiendo poca confianza debido a ese miedo basado en la expectativa negativa. De la misma forma, nuestras creencias y expectativas influyen en las personas que nos rodean. El concepto que tenemos de nosotros mismos se ha ido creando influido por la perspectiva y la imagen que han tenido los demás de nosotros. En la niñez, crecemos influidos por nuestros padres, profesores y compañeros. Por eso, en gran medida, somos lo que los demás esperan que seamos. En el ámbito educativo por ejemplo, la expectativa que tiene el profesor sobre el alumno es uno de los factores que más influyen en el rendimiento escolar (efecto Pigmalión). Está demostrado, que los profesores que tienen una imagen positiva de sus estudiantes tienden a ser mas cercanos emocionalmente y a puntuarles mas alto. De la misma forma, cuando anticipamos que algo será bueno, es muy probable que resulte serlo. Si hemos de valorar una marca de café, nos parecerá mejor si todo aquello que rodea al café (vajilla, mantel, local, etc.) nos parece de primera calidad. Si probamos el mismo café (pero nos dicen que es de otra marca), y nos lo sirven en un vaso de plástico, sin mantel y con servilleta de papel, nos parecerá mucho peor. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *