Go to Top

Empezar con buen pié

Empezar con buen pié

Si nuestro objetivo es empezar bien el día, hemos de tener en cuenta que los preparativos han de comenzar la noche antes. Es complicado tener un día redondo si lo empezamos con sueño y cansados. Por eso, de entrada, hemos de buscar disfrutar de un sueño reparador la noche anterior. Y para ello es necesario meterse en la cama tranquilos, evitando dar vueltas a los problemas, pensando exclusivamente en los momentos buenos pasados durante el día. Si se logra que el último pensamiento del día sea positivo, conseguiremos un sueño plácido y sereno. El hombre es un animal de costumbres y, aunque a veces no nos damos cuenta, a lo largo del día ponemos en marcha muchas conductas automáticas. La actitud positiva es fundamental y levantarse pensando que hoy va a ser un gran día es clave para que esto ocurra. Las personas que son capaces de mantener una actitud positiva tienen unas cualidades que las diferencian de los demás. Por ejemplo, se centran en lo mejor de la gente, suelen ver mejor las oportunidades, creen más en sí mismos y se orientan mejor hacia las soluciones. Además, suelen ser más persistentes a la hora de perseguir y alcanzar sus objetivos pues los desafíos les resultan estimulantes. Se debe procurar que por la mañana, aunque sea madrugando un poco mas, haya tiempo suficiente para una ducha tranquila y un buen desayuno. Si tenemos la suerte de trabajar, mientras nos dirigimos hacia allí es conveniente visualizar el día en positivo seleccionando las 3 tareas más importantes del día, lo que nos ayudará a mantenernos focalizados. Todo ello siempre en modo optimista. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *