Go to Top

el árbol de los problemas

El árbol de los problemas

Hay un cuento que parece apropiado introducir en nuestra practica diaria para beneficiar nuestra salud mental y a la vez mejorar las relaciones con los demás. Érase una vez un granjero que había contratado a un carpintero para reparar una valla. Finalizado el primer día de trabajo, el granjero tuvo que llevar al carpintero a su casa, pues su vieja camioneta se negaba a arrancar. Una vez llegaron a casa del carpintero, éste le invitó a conocer a su familia. Mientras bajaban del vehículo y se dirigían a la puerta, el carpintero se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. Cuando abrió la puerta, abrazó afectuosamente a sus dos pequeños hijos y a su esposa, regalándole la mejor de sus sonrisas. Mas tarde, realizadas las presentaciones, el carpintero acompañó al granjero al coche. Al pasar cerca del árbol, le preguntó porque antes de entrar en casa se había parado delante del árbol y había acariciado sus puntas. El granjero le comentó que ese era el árbol de los problemas. Y le dijo: “Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero los problemas no pertenecen a mi familia, así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Por la mañana los recojo otra vez”. “Lo divertido es”, continuo diciendo, “que cuando salgo por la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que había colgado la noche anterior”. Es sumamente importante ser capaz de desconectar de las preocupaciones y aparcar los problemas cuando nos relacionamos con los demás. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *