Go to Top

CONTROL IMPULSOS

CONTROL IMPULSOS

La semana pasada, la Policía Nacional detuvo a un hombre de 38 años, como presunto autor de un delito de lesiones después de que golpeara a otro hombre en un bingo de Castellón, acusándole de sus pérdidas por ser “gafe”. El detenido ocasionó a la víctima numerosas lesiones a causa de los golpes, agravadas por la posterior caída contra la puerta de cristal del local, que se rompió del impacto. Al parecer, la víctima estaba tomando algo en compañía de un amigo, y junto a ellos, otra persona estaba jugando, y perdiendo, una grande cantidad de dinero en una de las máquinas, hasta que, muy alterado, se acercó diciéndole “por tu culpa perdí todo el dinero, te lo voy a meter por la boca”, asestándole dos puñetazos. La verdad es que el juego de azar es considerado una diversión cuando hay un control y un gozo en sí, mientras que deja de serlo cuando implica sufrimiento y descontrol. La ludopatía es un trastorno de control impulsos pues la persona es incapaz de resistir la tentación de llevar a cabo un acto perjudicial para el propio individuo. Antes de cometer el acto, suelen sentir una progresiva sensación de malestar emocional, durante el acto se experimenta gratificación y, por último, aparecer sentimientos negativos como arrepentimiento, culpa y vergüenza. En general, el individuo cree que es su destreza quien le hace obtener ganancias, sobrevalorando sus posibilidades subjetivas de ganar e incrementando la creencia en que son sus habilidades los que le dan suerte. Por el contrario, atribuye las pérdidas a factores externos como la mala suerte o el mal fario provocado por otros, como ha ocurrido en este caso. www.carloshidalgo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *